Menú Cerrar

10 Tratamientos Naturales Para la Inflamación de Colon

La inflamación de colon, también conocida como colitis, es la inflamación de la sección más larga del intestino grueso, la cual puede ser muy molesta para quienes lo padecen. La misma puede obedecer a diferentes causas, siendo las catarrales una de las más comunes. En este caso, un agente externo, un microbio, utiliza la mucosa que se halla dentro del mismo para poder desarrollarse.

Sus causas son problemas gástricos o a causa de una dieta inapropiada.

Inflamación de Colon

En estos casos, hay tratamientos naturales para la inflamación de colon que pueden ayudarte a aliviar esta molesta condición.

Los siguientes tratamientos naturales para la inflamación de colon lograrán un alivio de la misma sin la necesidad de recurrir a tratamientos molestos o invasivos.

10 Tratamientos Naturales Para el Colon

  1. Agrega el consumo de yogur y Kefir a tu dieta, dos alimentos que contienen probióticos, bacterias «buenas» para la salud gastrointestinal y el sistema inmune. Al igual que el yogur, el Kefir es un producto de origen lácteo, fermentado, que te ayuda a regenerar la flora intestinal, facilitar la digestión y combatir el estreñimiento.
  2. Bebe dos a tres litros de agua por día. Ayudarás a ablandecer las heces y, consecuentemente, aliviarás el estreñimiento.
  3. Evita consumir cítricos. Los jugos ácidos son perjudiciales para el colon irritable.
  4. Debes evitar el consumo de alimentos con alto contenido de grasas y sal, tales como la comida chatarra. Recurre a alimentos frescos, ensaladas, sopas y arroz.
  5. Toma té de manzanilla. Esta infusión es uno de los tratamientos naturales para la inflamación de colon que cuenta con potentes propiedades antiinflamatorias y digestivas. Tómalo después de las comidas para mejorar la digestión, o durante el día en cualquier momento en que sientas molestias.
  6. Evita tomar café, alcohol y gaseosas que contengan cafeína, especialmente durante una crisis ya que estas son altamente irritantes.
  7. No uses ropa ajustada. La ropa ajustada a la altura de la cintura y vientre no solamente te hará sentir incomodidad, sino que además estará dañando a tu colon inflamable.
  8. Aumenta el consumo de frutas y verduras con alto contenido en fibras, esto te ayudará a mejorar y regular la evacuación de las heces, y así reducir la inflamación y evitar el estreñimiento.
  9. Mastica lentamente y come sin prisa para contribuir a una buena digestión y disminuir las molestias.
  10. Cena temprano, por lo menos dos a tres horas de irte a dormir. De este modo, darás tiempo a tu organismo a realizar la digestión, y podrás descansar sin molestias.

Es importante que tengas constancia y adoptes como parte de tus hábitos diarios estos tratamientos naturales para la inflamación de colon los cuales son realmente eficaces en la mayoría de los casos; sin embargo, si no notas ninguna mejoría, es menester que consultes con tu médico de cabecera, tu caso podría requerir de algún tratamiento médico.

Patologías que causan inflamación de colon

Se denomina Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) al cuadro de patologías inflamatorias del tubo digestivo (comprendido entre la boca y el ano).

Los síntomas de esta alteración se manifiestan en episodios recurrentes de duración variable. Puede aparecer en cualquier edad, aunque suele diagnosticarse entre los 20 y los 40 años. Aunque no hay pruebas concluyentes de que sea una enfermedad hereditaria, entre el 15-20% de los pacientes tiene familiares directos afectados por procesos inflamatorios digestivos.

Al ser una enfermedad crónica, requiere un control riguroso del tratamiento prescrito, sea medicación, probióticos, dieta o hábitos especiales de vida. Sin seguimiento médico, la inflamación de colon puede ocasionar complicaciones graves, tales como obstrucciones o perforaciones intestinales, en cuyo caso sería necesaria la cirugía.

Enfermedad de Crohn

Es una patología caracterizada por una inflamación crónica del tubo digestivo. Por lo general, afecta a la parte final del intestino delgado (íleon) y al extremo inicial del intestino grueso (ciego).

La sintomatología se presenta en las fases agudas de la enfermedad, las cuales alternan con períodos de remisión. No se conoce una causa determinada para la enfermedad de Crohn. Se trata de un trastorno autoinmunitario, que surge por un comportamiento erróneo del sistema inmunológico.

Los síntomas más habituales de esta inflamación de colon son: diarrea (en ocasiones con sangre), dolor abdominal, fatiga, pérdida de peso y fiebre. Los brotes suelen durar entre 2 y 4 semanas. En algunas ocasiones, la zona anal puede presentar abscesos de pus y fístulas, que resultan muy dolorosos. Si la enfermedad no lleva un control médico puede derivar en abscesos intestinales que requieren cirugía inmediata.

Colitis ulcerosa

Dolencia que afecta al intestino grueso, con aparición pequeñas úlceras. Los síntomas son similares a los producidos por la Enfermedad de Crohn: diarreas, molestias y distensión abdominal, tenesmo (sensación de necesitar una evacuación), y esporádicamente, náuseas.

Colitis indeterminada

Es un tipo de inflamación de colon que presenta a la vez síntomas de la Enfermedad de Crohn y de la colitis ulcerosa. Al tratarse de una patología intermedia entre las citadas, el tratamiento debe ser más personalizado. Dependiendo de cómo evolucione, puede derivar en una Enfermedad de Crohn o una colitis ulcerosa puras.
Colitis colágena

La colitis colágena es una dolencia que produce diarrea crónica, por lo general sin presencia de sangre. Cuando se realiza una biopsia del intestino aparecen niveles altos de colágeno, de ahí el nombre. Lo habitual es que afecte a pacientes de entre 60 y 80 años de edad. Los síntomas de una inflamación de colon de este tipo son: dolor y distensión del abdomen e incontinencia fecal, lo que deriva en deshidratación y adelgazamiento.

Colitis linfocítica

La colitis linfocítica presenta un índice elevado de leucocitos en el revestimiento del intestino grueso. Los síntomas asociados son los mismos de la colitis colágena. Tanto una como otra dan resultados normales en la colonoscopia, por lo que es conveniente realizar una biopsia a fin de detectar anomalías patógenas.

Diagnóstico

Resulta primordial obtener un diagnóstico preciso del cuadro de patologías inflamatorias. El primer paso es la elaboración de un historial clínico completo, en el que figuren los precedentes familiares de inflamación de colon, la medicación, los hábitos de vida y la sintomatología presentada.

Posteriormente, se determinan las pruebas diagnósticas a realizar. Las más habituales son las siguientes:

  • Analítica de sangre y heces: prueba inicial para comprobar si existen parámetros anómalos, tales como velocidad de sedimentación alta, anemia o niveles elevados de proteína C reactiva.
  • Endoscopia: exploración del colon que permite la toma de biopsias a fin de facilitar un diagnóstico concluyente.
  • Cápsula endoscópica: es una técnica no invasiva para examinar el intestino delgado. Consiste en ingerir una microcámara del tamaño de un comprimido, la cual emite imágenes.
  • Pruebas radiológicas: Determinan el punto afectado por inflamación de colon y ayuda a descartar otras dolencias.

Favor de compartir

error: Content is protected !!