Menú Cerrar

Cómo Hacer una Limpieza Digestiva

Hacer una limpieza digestiva y la eliminación periódica de toxinas es muy beneficiosa para el organismo, a todos los niveles. Las paredes intestinales se encargan de absorber los nutrientes, pero también sustancias nocivas que no siempre pueden eliminarse. El resultado es el decaimiento físico y la aparición de enfermedades. A ello contribuye la mala alimentación característica de la vida moderna, en la que es habitual consumir la llamada “comida basura” (productos industriales y precocinados, ricos en grasas y azúcares).

Limpieza Digestiva

Depurar los intestinos al menos una vez al año mejorará su función y ayudará a prevenir dolencias cardíacas, renales, hepáticas, e infecciones parasitarias, entre otras. Una limpieza digestiva puede realizarse con métodos naturales muy sencillos. Seguidamente se citan los más conocidos.

Cáscaras de psilio

El psilio es una fibra alimentaria que se obtiene de la planta arbustiva Plantago Ovata, característica de la India e Irán.

Beneficios:

  • Ablanda la masa fecal por retención de líquidos, lo que favorece el tránsito intestinal.
  • Forma una película protectora en el intestino, con efecto emoliente y antiinflamatorio.
  • El efecto laxante del psilio elimina las toxinas del intestino sin alterar los niveles de potasio y de sales minerales.

Ceniza volcánica

Bentonita: es una sustancia derivada de los sedimentos de cenizas volcánicas. Está indicada para la limpieza digestiva, gracias a las siguientes propiedades:

  • Estimula el tránsito intestinal, favoreciendo la eliminación de depósitos fecales adheridos al colon.
  • Fortifica el sistema inmunitario.
  • Absorbe contaminantes químicos y radiactivos.

La bentonita se comercializa en cápsulas o gel líquido. Puede adquirirse en herbolarios o tiendas especializadas.

El limón, un superalimento

El limón y la lima son dos frutos altamente recomendables para la salud. Para aprovechar sus múltiples beneficios pueden consumirse en zumo, y como aditivo de las comidas.

Propiedades del limón

  • Favorece la digestión, evitando la dispepsia, el estreñimiento y la acidez estomacal. Por ello el limón es muy eficaz para realizar una limpieza digestiva.
  • Estimula la producción de bilis por el hígado, reduciendo las toxinas del organismo.
  • Tiene efectos anticancerígenos, por lo cual la Sociedad Americana del Cáncer recomienda su consumo.
  • Ayuda a bajar de peso por el efecto saciante de la fibra pectina.

El alto contenido en ácido cítrico y ácido ascórbico del limón regula los niveles de PH. En el organismo humano, el PH sanguíneo se sitúa en el intervalo 7,35-7,45, es decir, ligeramente alcalino. Los desequilibrios pueden ser muy perjudiciales y causar la muerte por alcalosis o acidosis. Al ser alcalinizante, el limón previene la artritis y otras enfermedades articulares.

Una limpieza digestiva con limón contribuye a regenerar las células dérmicas y sanguíneas. El ácido ascórbico (vitamina C) del limón combate los radicales libres, disminuyendo los defectos de la piel. La combinación de miel y limón refuerza la producción de colágeno y frena la proliferación de bacterias. La vitamina C también estimula la inmunidad, previniendo resfriados, gripes y herpes.

Favorece la absorción del hierro, un elemento imprescindible para evitar estados de anemia.

El alto índice de potasio del limón (80 mm) evita el insomnio, reduce el estrés y estimula las funciones mentales.

Cómo tomar el agua de limón

Para conseguir una buena limpieza digestiva, exprime el zumo de medio limón en un vaso de agua tibia purificada. Si lo deseas, puedes añadir un poco de miel. Bébela a primera mañana con el estómago vacío y espera 30 minutos antes de tomar el desayuno.

Favor de compartir

error: Content is protected !!