Menú Cerrar

Dietas Para Perder Peso y Volumen Rápido en una Semana

Favor de compartir

Muchas veces decidimos que queremos deshacernos de esos kilos de más, y en lugar de consultar con un nutricionista o seguir dietas para perder peso y volumen rapido, optamos por hacer nuestras propias modificaciones en nuestros hábitos para así poder adelgazar rápido de un modo menos estructurado.

Dietas Para Perder Peso y Volumen Rápido

Sin embargo, hay ciertos mitos sobre los alimentos que nos impiden adelgazar, nos hacen engordar o hacen que no nos alimentemos apropiadamente. Los erróneos mitos sobre los alimentos llevan a que tomemos decisiones equivocadas, así que veamos algunos de los mitos sobre los alimentos más frecuentes.

10 Mitos sobre los alimentos

  1. La sal engorda. Es falso, la sal es un mineral que no contiene calorías. Lo que sucede es produce retención de líquidos, lo cual nos hace vernos hinchados; mientras que el sobrepeso y la obesidad se deben a exceso de grasa. Además, es sabido que el excesivo consumo de sal es contraindicado en casos de problemas cardíacos e hipertensión arterial.
  2. Los alimentos frescos son más ricos en nutrientes que los congelados. Esto es falso, el frío del congelador mantiene las propiedades de los alimentos en su totalidad.
  3. Los alimentos bajos en grasas contienen menos calorías que los regulares. Uno de los más comunes mitos sobre los alimentos es creer que la falta de grasas implica bajo valor calórico. No siempre, que contengan menos grasas no significa necesariamente que tengan menos calorías que otros alimentos regulares. Lee siempre las etiquetas para verificar el aporte calórico.
  4. Las frutas deshidratadas o desecadas pierden sus nutrientes. Esto es falso, lo único que pierden es el agua, reteniendo la mayoría de los nutrientes de manera concentrada.
  5. El helado después de las comidas es digestivo. Esto es verdad solamente si se trata de helado de limón u otro cítrico, dado que sos colesistokinéticos (mejoran la función de la vesícula). Pero ha de ser en base a agua. Los demás helados no te ayudarán a otra cosa que no sea engordar.
  6. Las galletitas de agua (crackers) engordan menos que el pan. Otro de los grandes mitos sobre los alimentos. Muchas veces quienes hacen dieta para adelgazar optan por consumir 4 galletitas en lugar de una porción de pan amparados en esta creencia popular. Sin embargo, las galletitas contienen grasas, las cuales aportan calorías, y si son compradas normalmente contienen aditivos y conservantes. El pan fresco, por otro lado, es simplemente una mezcla de harina, leudante, agua y sal.
  7. Para bajar de peso es bueno no cenar. Esto es falso, no se debe omitir ninguna comida, ni siquiera la cena. Lo que sí se debe hacer es tomar una cena liviana y preferentemente dos horas antes de acostarse.
  8. Tomar agua durante la comida engorda. En absoluto, el agua no aporta calorías. De hecho, se aconseja tomar agua antes de las comidas por la sensación de saciedad que nos deja.
  9. Comiendo solamente frutas y verduras estaremos saludables y no engordaremos. Si bien es cierto que las frutas y vegetales son riquísimos en vitaminas, si consumimos solamente frutas y verduras nos faltarán proteínas, y podremos llegar a sufrir deficiencia de hierro.
  10. Los alimentos integrales , como el pan, engordan menos que los alimentos regulares. Los alimentos integrales nos aportarán más fibras y nos darán mayor sensación de saciedad, pero su valor calórico es igual o similar al de los alimentos comunes.

Conocer los mitos sobre los alimentos es de fundamental importancia para tomar las mejores decisiones al momento de planificar nuestra alimentación, tanto sea para adelgazar como para cuidar nuestra salud.

Dietas hipocalóricas para bajar de peso

  • posibles efectos secundarios y contraindicaciones y a tener en cuenta.

Las dietas para perder peso y volumen rapido que sigue una persona es la suma de alimentos que ingiere. Esta debe ser balanceada de modo que aporte todos los nutrientes necesarios para el organismo, integrando todos los grupos de la pirámide alimenticia.

El sobrepeso se debe al excesivo consumo de calorías, por lo cual cuando de adelgazar se trata, optamos por dietas hipocalóricas para perder peso. Es correcto reducir la cantidad de calorías que ingerimos en nuestra dieta, dado que es fundamental no consumir más calorías de las que gastamos en nuestras actividades diarias y ejercicio a que ganamos peso cuando consumimos más calorías de las que quemamos.

Pero a veces, el afán por deshacernos de nuestros kilos de más nos lleva a seguir dietas hipocalóricas para bajar de peso que son excesivamente drásticas y la reducción en el consumo de alimentos (y calorías) pueden tener efectos secundarios negativos.

Entre los efectos secundarios posibles se hallan:

  • el efecto “acordeón”, en la cual el cuerpo va generando una progresiva resistencia a la pérdida de peso.
  • enlentecimiento del ritmo metabólico.
  • carencias en los macronutrientes.
  • fatiga crónica
  • mayor vulnerabilidad a enfermarse (sistema inmunológico debilitado por carencia de nutrientes esenciales).
  • pérdida de masa muscular y no de grasa cuando hay insuficiente aportes proteicos.

Las dietas hipocalóricas para bajar de peso resultan eficaces en la mayoría de los casos, siempre y cuando la persona sea capaz de mantenerla y no sufra el efecto rebote. Sin embargo, hay ciertos casos en que las dietas excesivamente restrictivas están contraindicadas. Así que si desea adelgazar siguiendo algunas de las tantas dietas hipocalóricas para bajar de peso, asegúrese de que no estar comprendido/a dentro de los siguientes casos.

Las dietas excesivamente hipocalóricas están contraindicadas si usted:

  • ha sufrido algún accidente cerebrovascular reciente.
  • sufre de alguna cardiopatía.
  • tiene algúna enfermedad hepática severa.
  • sufre de enfermedades psiquiátricas severas.
  • padece o ha padecido trastornos alimenticios como bulimia o anorexia.
  • es alcohólico/a.
  • está embarazada o amamantando a un bebé.
  • sufre de algún trastorno metabólico.
  • tiene más de 65 años de edad.
  • está realizando algún tratamiento médico por infecciones o enfermedades sistémicas.
  • se trata de un niño o adolescente.

Si se encuentra dentro de los casos mencionados es imprescindible que consulte su caso con su médico y busque el asesoramiento de un nutricionista profesional quien estará capacitado para formular un plan alimenticio acorde a sus necesidades de pérdida de peso y acorde a su condición de salud pre-existente.

Normalmente, cualquier plan para adelgazar implicará una reducción de las calorías ingeridas en la dieta y el aumento de la actividad física (realizar algún tipo de ejercicios) para aumentar la quema de calorías. Sin embargo, las dietas hipocalóricas para perder peso que son altamente restrictivas, (algunas admiten una ingesta máxima de 700 calorías diarias) no son adecuadas para todas las personas. Adelgace con responsabilidad, tenga presente que lo que quiere perder es peso, no salud.

La Dieta Circadiana para perder peso

  • acelera el metabolismo
  • reduce el apetito
  • controla la adicción a los azúcares.

El apetito y la adicción son quienes llevan a la gente con sobrepeso a consumir comidas que engordan durante la noche. La dieta circadiana para bajar de peso se enfoca en controlar estos dos factores que atentan contra la silueta.

Para ello, y para incluir dentro de dieta circadiana para bajar de peso los alimentos que controlan el apetito y la adicción, es necesario incrementar el gasto calórico, para que el individuo pueda continuar cominedo una cantidad apropiada de comida y aun así mantenerse delgado. Entonces, el método circadiano lo que busca es limitar esos impulsos que nos llevan a comer alimentos que engordan, en los momentos más contraproducentes del día.

¿En qué se basa la dieta circadiana para bajar de peso?

Básicamente, este método toma en cuenta las oscilaciones hormonales que atraviesa nuestro organismo durante las 24 horas del día. Estas oscilaciones hormonales son las que hacen que los alimentos que ingerimos se conviertan en energía o en grasas.

La dieta circadiana para bajar de peso nos enseña a adaptar la ingesta de comida a nuestros rítmos hormonales naturales -también llamados ritmos circadianos. Por el contrario, la mayoría de las dietas nos obligan a reducir la ingesta de comida, lo cual en la mayoría de los casos lleva con el tiempo a la desaceleración del ritmo metabólico, de modo que una mínima porción de comida producirá más aumento de peso dado el lento metabolismo. Con la dieta circadiana para bajar de peso, sin embargo, la adaptación de la ingesta de alimentos a los ritmos naturales del organismo, haremos que los nutrientes se transformen en energía y masa muscular, disminuyendo su transformación en grasas.

Estos ritmos o ciclos circadianos están relacionados a la luz solar, la cual genera alteraciones en nuestro sistema nervioso central y endócrino. La presencia o falta de luz solar percivida a través de los ojos, llega hasta el cerebro, más concretamente a la glándula pineal, nuestro reloj biológico. Durante las horas de la noche, para su funcionamiento, el cuerpo recurre a las grasas acumuladas, por lo cual es durante la noche que debemos controlar el apetito y las ansias de ingerir carbohidratos.

El desayuno es fundamental en la dieta circadiana para bajar de peso. Si sientes apetito a la noche, esto se debe a que el organismo no recibió la cantidad suficiente de proteínas durante la mañana. Así que deberás incrementar las proteínas que consumes en el desayuno. Lo mismo sucede con los carbohidratos. Si no consumens suficientes carbohidratos en la mañana, luego tendrás antojo de comer pan, dulces o galletitas.

Entonces, según esta dieta creada por una endocrinóloga chilena, deberás alimentarte tan pronto como te levantes por la mañana. Deberás comer un desauyo que incluya proteínas, grasas, carbohidratos y frutas. Ten en cuenta que el propósito de esta dieta circadiana para bajar de peso no es que consumas menos calorías, sino que las consumans en el momento del día adecuado para acelerar tu ritmo metabólico, reducir tu apetito y controlar la adicción.

El desayuno deberá incluir:

  • grasas. Agrega algo de aceite, crema de queso o incluso manteca.
  • carbohidratos. Come algo de pan y alguna fruta dulce. Aumentarás así los niveles de serotonina a lo largo del día y controlarás tu adicción a los azúcares y harinas.
  • proteínas. Puedes consumir huevos, pollo, pescado o algún derivado de la carne. Las proteínas ingeridas en la mañana acelerarán tu metabolismo, reducirán tu apetito y te aportarán energía.

desayuno para bajar de peso

Aunque te sueñe extraño, comerte omelette de queso y jamón acompañado de una rodaja de pan seguido de alguna fruta dulce será un muy buen desayuno. También podrías comerte un buen filete de carne, pollo o pescado con porotos negros. Ten presente con la dieta circadiana para bajar de peso que si ingieres estos alimentos en la mañana no te harán engordar, te aportarán energía y no sentirás la tentación de comerlos a la tarde o a la noche, que es cuando jamás has de consumir carbohidratos.

Siguiendo la dieta circadiana para bajar de peso podrás consumir todo tipo de alimentos, simplemente deberás modificar la hora en que los consumes para lograr los efectos de pérdida y mantenimiento de peso, sin privarte de nada. ¿no crees que vale la pena intentarlo?

Favor de compartir

error: Content is protected !!