Menú Cerrar

¿Qué Es El Síndrome De Colon Irritable?

Favor de compartir

El síndrome de colon irritable, también llamado síndrome de intestino irritable o colitis es una condición que se caracteriza por los siguientes síntomas: dolor abdominal, cólicos, gases, distensión abdominal y cambios en las heces. En cuanto a las deposiciones, quienes sufren de este trastorno suelen padecer alternadamente períodos de estreñimiento y diarrea, o pueden sufrir de uno u otra con preponderancia. Los síntomas mencionados diferirán de persona a persona, y no necesariamente estarán todos presentes.

Síndrome De Colon Irritable

Síndrome del colon irritable

El síndrome del intestino irritable (SII), generalmente conocido como colon irritable o espástico, es un trastorno intestinal de carácter crónico y recidivante. Se caracteriza por la presencia de dolor y distensión abdominal, alteraciones en el tránsito intestinal (diarrea o estreñimiento) y meteorismo. Otros síntomas menos comunes son el tenesmo rectal (sensación de necesitar una evacuación), incontinencia fecal y expulsión de heces con mucosidad.

Usualmente, un individuo experimentará los mencionados síntomas de síndrome de colon irritable durante varios meses antes de ser diagnosticado. Estos síntomas no serán constantes, y generalmente se harán más notorios y molestos dspués de las comidas; mientras que se aliviarán después de las deposiciones.

Es importante aclarar que este trastorno intestinal es un trastorno de funcionamiento, no de estructura. Esto significa que no hay ninguna diferencia en la forma del intestino de alguien que padece este síndrome con la de quien no lo sufre.

En un individuo cuyo intestino funciona normalmente, los músculos del intestino grueso permiten que este se contraiga y afloje, haciendo avanzar el contenido del intestino hacia el recto ordenadamente, activándose este mecanismo cuando se ingieren alimentos. En el caso de una persona que padece de síndrome de colon irritable hay alteraciones en tales movimientos musculares y las contracciones o relajación de los músculos son anormales. Además, la hipersensibilidad de los nervios intestinales producirá sensaciones molestas al individuo.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de colon irritable?

Como hemos mencionado, los pacientes normalmente padecen de los síntomas característicos durante varios meses antes de ser diagnosticados dado que no hay exámenes específicos que puedan diagnosticarlo. El médico hará el diagnóstico en base a la ocurrencia de los síntomas, e indicando exámenes para descartar otras enfermedades.

El diagnóstico de esta dolencia se realiza según criterios que incluyen:

  • La exploración física
  • La elaboración de una historia clínica detallada

La observación de un cuadro sintomático de colon irritable por un período mínimo de tres meses (dolor o molestias abdominales y cambios en la frecuencia o en la consistencia de las deposiciones.

El diagnóstico se completa con una serie de pruebas complementarias para descartar una patología física. Estas pruebas se determinan según los síntomas y la edad del paciente, y suelen incluir análisis de sangre, orina y heces, radiografías y ecografías de abdomen y colonoscopia.

El profesional médico debe proporcionar al paciente información adecuada sobre las particularidades de su dolencia, especificando que se trata de un trastorno de carácter crónico y pronóstico benigno.

Los exámenes más frecuentemente indicados incluyen:

  • exámenes de sangre (para descartar o detectar anemia, celiaquía, etc.)
  • coprocultivos (para descartar alguna infección)
  • colonoscopia (en la cual se introduce una sonda a través del ano, la cual permite al médico observar nítidamente el interior del colon). Este estudio invasivo usualmente se indica cuando el paciente presenta, además de los síntomas mencionados, pérdida de peso, heces con sangre o si los análisis de sangre han reflejado resultados anormales.

Causas

La causa exclusiva de esta dolencia es desconocida, pero hay una serie de factores que pueden acentuar los síntomas:

  • Comidas abundantes
  • Determinados alimentos (cítricos, cereales, lácteos)
  • Episodios de estrés y ansiedad
  • Ciertos medicamentos

Los pacientes de colon irritable muestran una disparidad en la perístasis (contracción del intestino grueso). En los casas de estreñimiento se observa un tránsito intestinal lento, mientras que los pacientes con predominio de diarrea presentan contracciones incrementadas, en reacción a estímulos emocionales o gastronómicos. El SII afecta más frecuentemente a mujeres, y aunque se diagnostica a todos los grupos de edades, tiene una mayor incidencia en adultos. Los trastornos psicológicos como ansiedad y depresión suelen ser simultáneos.

¿Existe cura para el síndrome de colon irritable?

Si bien, como hemos mencionado, no hay una cura específica para el síndrome de colon irritable, realizando un tratamiento que prevenga y alivie los diferentes síntomas, los pacientes pueden llevar una vida laboral, social y familiar normal. Básicamente se trata de adoptar ciertos cambios de hábitos saludables y acordes al trastorno, los cuales no solamente aliviarán este padecimiento sino que también contribuirán a una mejoría del estado de salud general del individuo.

Tratamiento

Lamentablemente no, lo que se realizan son distintos tratamientos orientados a aliviar los diferentes síntomas.

Estos tratamientos pueden incluir:

  • cambio de la dieta alimenticia (eliminación de los alimentos que producen mayor irritación).
  • la toma de medicamentos (anticolinérgicos, antidiarreicos o laxantes).
  • tratamientos para el manejo del estrés (yoga, meditación, ejercicios).
  • limpieza de colon (la cual generalmente se considera un tratamiento alternativo).

Los pacientes de colon irritable suelen necesitar un tratamiento combinado, que incluya las siguientes medidas:

Seguimiento de una dieta, según los síntomas presentados. En caso de estreñimiento, se recomienda el consumo de fibras alimentarias y coloides hidrófilos. La diarrea se trata con antidiarreicos (loperamidas), y si aparecen molestias abdominales, se aconsejan los anticolinérgicos.

Deben excluirse de la dieta los edulcorantes (fructosa, sorbitol) y las bebidas azucaradas, ya que estos carbohidratos no se absorben bien y causan fermentaciones, que son las responsables de los molestos gases.

Si hay alteraciones psicológicas se prescriben antidepresivos con acción sobre los neurotransmisores implicados en las funciones intestinales y el síndrome de colon irritable. Los estudios médicos realizados han determinado que el tubo digestivo posee millones de neuronas, las cuales liberan neurotransmisores que juegan un papel vital en el sistema digestivo, e incluso en el control de los sentimientos y las emociones. En consecuencia, especialistas como el Dr. Gershon hablan ya de un “segundo cerebro” o cerebro entérico, localizado en los intestinos.

Favor de compartir

error: Content is protected !!